“Pronóstico” o lo que es lo mismo: una causalidad desplegada en el tiempo.

http://acratasnew.blogspot.com/2011/04/forecast-us-debt-market-will-conk-out.html

En el post del enlace de arriba, se analiza la más que posibilidad de que de algún modo la economía de E.E.U.U. entre en barrena a causa del colapso de su mercado de deuda. Las dos opciones que ofrece el texto para que el país norteamericano salga de esta situación son por igual tenebrosas.

Los seres humanos nos clasificamos de distintas maneras, pero curiosamente en lo que a creencias respecta, aquellos que profesan una fe religiosa, son la mayoría de las veces, los mismos que en los hechos terrenales exigen pruebas físicas para creer un pronóstico.

Lo que también resulta curioso es pareciera que un pronóstico tiene más de adivinanza que de conocimiento. En Física, el pronóstico es tan exacto como que podemos “predecir” cuánto tardará un móvil que se desplaza a velocidad “V” en cubrir una distancia “D”. El margen de error es nulo, y no hay riesgo en dicha ecuación. El clima por el contrario, responde a una cantidad tan inmensa de variables que la meteorología pareciera ahora sí, más ciencia oculta que ciencia.

En un fenómeno de causalidad, existe una relación inevitable entre causas y efectos. Si uno ocurre, el otro ocurre también. Es sólo una cuestión de complejidad, cuánto tiempo transcurra entre ambos sucesos, pero no hay duda de que antes o después, las consecuencias aparecerán (si golpeas una pelota, ésta se moverá; si un avión se queda sin combustible, aunque no caiga inmediatamente gracias a la inercia, ciertamente lo hará; si un negocio ya no es rentable, presumiblemente su/s dueño/s tomarán medidas para incrementar las ventas o lo cerrarán).

En los fenómenos de la sociedad, los pronósticos son un poco mezcla de ambos tipos, porque si bien co-existen infinidad de variables, también es cierto que hay unas infraestructuras subyacentes en los patrones de conducta que no permiten grandes equivocaciones.

Así, si en un determinado mercado se va generando una “burbuja”, quizá no podamos predecir con exactitud cuándo se producirá su estallido, pero sabemos perfectamente que a medida que pase el tiempo, si aún no ha ocurrido, el estallido se volverá exponencialmente inminente.

Mucha gente sostiene que hasta no ver signos inequívocos de una determinada tendencia, cualquier pronóstico no es más que pura especulación. Sin embargo, el ver o no ver los indicios es en gran parte subjetivo. Cuando las condiciones están dadas para el desencadenamiento un determinado proceso, sólo los ingenuos esperan a que las cosas les exploten en la cara para aceptar los hechos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: