Guess what? It’s not about the Nobel Prize.

File:Former Kreditbanken Norrmalmstorg Stockholm Sweden.jpg

We are kinda running in circles, knowing that whatever we do, we’ll probably be deadly wrong.

Because on one hand, we are thinking that we are accountable for what’s happening, and that we must stop complaining.

But, on the other hand, we know for sure, we are being had.

Like in “Truman’s Show”, we are living a fiction, in a world that was given long time ago, long before we were born.

And you want me to believe that it’s us who spoilt it? That we are deciding the way things go?

Of course we had our share, but look closely to this, and think once again:

http://en.wikipedia.org/wiki/Stockholm_syndrome

9 Responses to “Guess what? It’s not about the Nobel Prize.”

  1. The Translator Says:

    There’s no cure for those who avoid the recalling.

  2. lakittywoo Says:

    Los pocos que seamos conscientes de nuestra responsabilidad, tenemos que parar la parte que nos toca. No hay mucho más, quizá, que hacer que predicar con el ejemplo. De alguna manera, con nuestro silencio ayudamos al sistema a continuar tal cual.

    • Kittywoo, pero es que es tan, pero tan, difícil saber con qué ejemplo predicar …
      Recuerdo muy frecuentemente haber leido que a Theodor Adorno, sus alumnos le increpaban y reclamaban que les dijera cómo actuar, en base a la lectura que él hacía de la realidad.
      Y Adorno explicaba que no siempre es posible actuar, y que muchas veces lo más importante es reflexionar críticamente sobre la realidad, para evitar tanto dar un paso en el vacío, como incluso ayudar a profundizar el curso de los hechos.

  3. The Translator Says:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Catch-22_(l%C3%B3gica)

    La novela (Catch-22) trata del caso de un bombardero de las fuerzas aéreas del ejército americano, que desea ser excusado de realizar un vuelo del combate. Para ser excusado de tal deber, tiene que someterse a una diagnosis médica oficial del cirujano de vuelo de su escuadrilla, demostrando que no sirve porque está loco.

    Según reglamentos del ejército, ninguna persona cuerda querría volar en misiones de combate, porque son peligrosas. Pidiendo el permiso para no volar en misiones de combate, alegando locura, el bombardero demuestra que él, de hecho, está cuerdo y por lo tanto está en condición para volar.
    Inversamente, cualquier aviador que deseara volar en misiones de combate demostraría implícitamente que está loco y es inadecuado para volar y debe ser excusado, y para ser excusado esta persona necesitaría solamente realizar una petición. Naturalmente, tales aviadores deseosos de combate nunca realizarían tales peticiones: si lo hicieran, el “catch” (en este contexto mejor traducido como “trampa”) se confirmaría, arruinando cualquier tentativa de escaparse de deber del combate.

    De acuerdo con todo esto, todo piloto que quiera volar demuestra que no está en sus cabales y debe ser relevado, pero para ello debe enviar una solicitud de revisión. En el momento en que lo hace, la trampa se cierra sobre sí misma y el aviador pasa a ser considerado como cuerdo, puesto que ningún loco presentaría una queja. En definitiva, no hay elección posible ni manera de salir del sistema. (fuente: wikipedia)

    • Es un loop perfecto. Si “sí”, entonces “no”, y si “no”, entonces “sí”. Los timbres, los motores, y tantas cosas funcionan así. Sólo hay que encontrar el modo de que “mágicamente” el loop se interrumpa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: