Archive for February, 2012

Brotherhood

Posted in Behaviour, Crisis, Culture, current events, Democracy, Education, Philosophy, politics, self-managed, Society on 25/02/2012 by Living out of Eden

For the last two hours , I’ve been seeing on TV an ad showing how happy we are and how we can donate one day of our happiness to the 200 million kids dying from starvation.

Shocking and effective.

You just cannot help feeling guilty for the luck you had, and the misfortune of all those children doomed to death, just for having been born in the “wrong” place.

However, this is not the aspect I want to focus on. I’d rather aim at what I would call the “process”, and how some goals are pursued, and eventually accomplished.

I would like anyone to explain to me, why are there so many charity organizations doing the work they shouldn’t be?

Why are we accepting so easily that we are responsible for reverting the dramatic situation of the poorest countries in the world, BY OURSELVES, acquiescing to the fact that governments will never move a finger.

If we consent that, and we hold ourselves responsible for caring about others, then again, could anyone please explain to me:

WHY THE HELL ARE WE STILL SUSTAINING ALL THIS FAKE DEMOCRATIC SYSTEM? 

WHAT DO WE NEED OUR REPRESENTATIVES FOR?

WHAT DO WE FEAR?

Why are we being so aware of the need to donate part of our income, to build NGOs, to empathise with our poorest brothers, and yet still BELIEVE in our democracies, that time and time again, proved not to be true?

Why these issues arise in my mind on a Friday evening?

Advertisements

Posted in Society on 20/02/2012 by Living out of Eden

THE INTERNET POST

If these men did not exist, – these soldiers and policemen, – the armed men in general, who are prepared on command to commit violence and to kill all those whom they are commanded to kill, not one of the men who sign the decrees for executions, life imprisonment, hard labor, would ever have the courage himself to hang, lock up, torture to death one thousandth part of those whom now, sitting quietly in their studies, they order to be hung and to be tortured in every way, only because they do not see it and it is not done by them, but somewhere far away by obedient executors.

Source: legalienate

View original post

Optical illusions

Posted in Art, Culture, Democracy, Revolution, Society with tags , , , , on 16/02/2012 by Living out of Eden

1st Test:

1. Look at the picture
2. Shake Your Head
3. You will see John Lennon

2nd Test:

1. Look at the picture
2. Shake Your Head
3. You’ll see Occident democracies as being true.

A litre of light

Posted in Architecture, Behaviour, Culture, Education, Society, Technology with tags , , , on 16/02/2012 by Living out of Eden

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Fs15ejoEAqM

El reto de Bel-bah

Posted in Architecture, Behaviour, Culture, Democracy, Evolution, Language, politics, Religion, Revolution, Society with tags , , , , on 13/02/2012 by Living out of Eden

I

De aproximadamente 4.600 años antes del nacimiento de Jesucristo data un suceso del que, misteriosamente, hasta hoy no se tenía testimonio alguno.

Paradójicamente, a consecuencia de la guerra de Irak,  se ha recuperado de entre las ruinas de un barrio periférico a la ciudad de Tikrit, una tabla con bajorrelieves (aparentemente jeroglíficos o algún tipo de proto-escritura), que da cuenta de cierta construcción colectiva iniciada en aquella época, en una tal ciudad Bel-bah.

Los símbolos, decodificados por los estudiosos, narran la ejecución de una obra de escala más que monumental que aún hoy sería sobrecogedora. Descripta como un “desafío a todo lo imaginable” y sin antecedentes en la humanidad, su duración fue de 87 ciclos solares (refiere también a igual cantidad de crecidas del Nilo alusión llamativa dada la sabida o al menos supuesta inconexión entre las culturas de la Mesopotamia y Egipto en este tramo de la historia antigua, pero este punto creo que quedará aclararado más adelante).

En concreto y sin una causa o razón que lo explique, un grupo de sabios y constructores había llegado elaborar un proyecto para una edificación por medio de la cual se lograría entrar en contacto más fluido y cercano con los Dioses. La altura de dicha construcción era, por lo tanto, un eje clave de su concepción.

Todos en mayor o menor medida, habían atravesado en algún momento de la vida esa experiencia de subir a la cima de un monte a mirar el horizonte y los kilómetros de extensión en todas direcciones, sin ninguna limitación, o mirar hacia el fondo de un cañadón, por donde corre un río, cientos de metros debajo. Cualquiera de estas situaciones, propiciadas por escenarios naturales, daban al que las experimentara, la certeza de ubicarse “por encima” de lo común, de lo cotidiano, de sus pares, y de todo los límites conocidos. Tan sólo el volar podría superar quizá a esta especie de “elevación” que aunque estática, no dejaba de embriagar al privilegiado. Pero volar, era bien sabido en ese entonces, constituía un imposible para el hombre. La otra revelación que producía siempre este tipo de exploración o conquista (si queremos darle un matiz de empresa), obvia por otro lado, era que indudablemente resultaba muchísimo más esforzado el ascenso que el descenso a realizar, una vez lograda la cima.

Con elogiable capacidad de previsión, sus ejecutores descubrieron que ni aún contando con toda la población de las 368 ciudades y pueblos de la Mesopotamia podrían llevar a cabo la empresa, por lo que comenzaron a pergreñar en forma paralela al proyecto, una estrategia de convocatoria para atraer a gente de poblaciones más distantes con las que contar para surtir de mano de obra al emprendimiento. Lograron reunir así en los primeros 3 años, a 127.894 humanidades de todas las regiones y lenguas que existían por entonces en lo que era el mundo conocido. Los datos de la tabla encontrada señalan que al menos 14 lenguas y 47 dialectos diferentes eran hablados por la totalidad de la fuerza de trabajo.

II

Lo más curioso e inquietante del proyecto, además de su extrema altura, fue la búsqueda de una alta vocación igualadora (democrática diríamos hoy) cosa que tampoco es claramente explicada en la pieza encontrada. Por algún motivo, contrariamente a las leyes de la naturaleza (piénsese en montañas, dunas, montículos, etc.) en lugar de que la construcción se fuera reduciendo hacia arriba, el diseño preveía seguir una estrategia inversa, es decir, que a medida que creciera en niveles, las plantas también crecerían en superficie y perímetro, por lo que necesariamente la volumetría  resultante iba a ser de una pirámide invertida.

Hoy en día, sabemos que no sólo esto es perfectamente factible técnicamente, si pensamos en el coliseo romano o en los estadios de fútbol (con la salvedad de que en ellos, todos quienes ingresan al edificio terminaban o terminan mirando hacia dentro y hacia abajo), sino que incluso no parece descabellado trazar un paralelismo y pensar que esta “construcción” colectiva e incremental, podría ser una alegoría de la Red (internet), donde los vínculos con otros “pares” es creciente y exponencial, y donde no es necesario ningún otro intermediario, ni fundamentalmente jerarquías, para establecer estos vínculos.

Radicalmente antitético del otro proyecto conocido de la historia antigua, el concepto de tal edificio necesariamente implicaba que a medida que se elevara respecto del suelo, cada nivel albergaría, a mayor población que el nivel inferior, y quizá sea este aspecto aún más revolucionario que el constructivo-estructural.

Solucionados los problemas técnicos y constructivos, comenzaron los trabajos, con una ardua dedicación por parte de los intérpretes, localizados y entrenados ad-hoc, durante los años de reclutamiento.

La ejecución de la obra era compleja en su accesibilidad, pero también simple a su manera, dado que en lugar de ocurrir como en todas las pirámides de la antigüedad, en las que cada vez había menor capacidad y espacio de maniobra a medida que se ascendía (ni qué decir de la capacidad en la cúspide a medida que se aproximaba la culminación de la obra), aquí era imperioso nutrirla en forma progresiva con mayor cantidad de obreros y materiales en cada nivel que se comenzaba.

Promediando los trabajos, los intérpretes no sólo tendían a escasear sino también a fallar. Durante un año, la confusión fue absoluta y muchas veces el caos llevó al proyecto muy cerca de su fin. Las lenguas y dialectos comenzaron a fusionarse, creando nuevos términos, palabras y expresiones, desconocidas para los que no practicaran estas evoluciones lingüísticas.

Sin embargo, misteriosamente, en muy poco tiempo, la propia concepción del proyecto, en el cual generosamente cabían muchos más en la cima que en la base, hacía que la promesa de cercanía con el cielo, actuara como un estímulo para seguir. Así, nuevamente desafiando toda lógica, los obreros ya no sólo no buscaban a sus iguales en el habla, sino todo lo contrario. Descubrieron que resultaba más fácil establecer un intercambio de ideas y de conceptos entre quienes había diferencia de lenguaje, al tener que realizar un esfuerzo mayor de abstracción y conceptualización. Se echaba mano de todo recurso: gestos, surcos en la arena, tiza en la piedra, expresión corporal, etc. Con el tiempo, también, todos fueron aprendiendo las leguas extranjeras, con tal de poder ubicarse en los niveles superiores.

El hecho de que a pesar de significar trabajo y esfuerzo, nadie tuviera que luchar para conservar su posición, sino todo lo contrario, operaba también en la lógica de la pertenencia, por la cual, todos y cada uno de los que intervenía en la construcción terminaba sintiéndola como propia y aceptando sin ninguna dificultad a los nuevos compañeros de tareas.

Llegando la estructura a los dos tercios de la altura, nadie recordaba ya ni su ciudad de origen, ni su lengua materna, y la comunicación se daba incluso hasta más velozmente entre ciudadanos de diferentes regiones que la que antiguamente cada uno tenía con sus coterráneos. De hecho, quienes sellan la tabla escrita, atribuyen a este especial aprendizaje y “alto grado de entendimiento” con prescindencia del lenguaje, la causa gracias a la cual, la construcción de la torre llegara a concluirse.

III

Lo cierto es que la pirámide invertida terminó siendo inexplicable e incomprensible para aquellos que sólo pensaban en reinar, dominar, subyugar, someter, engañar, gobernar, a la gente. Los poderes “históricamente establecidos”, esto es: políticos, eclesiásticos y militares de todos los reinos de entonces, que si bien no se habían involucrado directamente en el proyecto de los “sabios”  habían dado su visto bueno, iban quedándose paulatinamente al margen, para finalmente terminar incómodamente ignorados, superfluos e innecesarios.

Llegado un punto, también supieron entenderse a pesar de las diferentes lenguas, y se abocaron a aglutinar todos sus recursos en un único ejército, quizá el más grande hasta la futura formación del Imperio Romano. Se enunciaron las más diversas excusas: el agotamiento de las canteras, la inestabilidad de una estructura tan anómala y el implícito e inminente peligro de derrumbe, la potencial falta de coordinación llegada la construcción a los niveles superiores, y hasta la inmensa sombra que proyectaba la construcción que impedía que creciera vegetación (curioso motivo, para una zona que ya en esa época se encontraba en vías de desertización).

Los escribas dejan testimonio, ahora no con tanto detalle – y esto está pendiente de explicación –, de la destrucción y matanza llevadas a cabo por este ejército “global”, que logró dejar en ruinas la construcción y asegurarse la desaparición de toda persona que hubiera participado en la empresa.

(Texto anónimo filtrado por “Wiki-next”, supuéstamente encontrado en un archivo del Pentágono, próximo al segmento destruido en el atentado del 11-S).

LA TABACALERA Self-managed Social Centre.

Posted in Architecture, Art, Culture, self-managed, Society with tags , , , , on 13/02/2012 by Living out of Eden

This afternoon was specially revealing for me, considering I’ve been in a social centre in Madrid, which most attractive feature to me is  that it’s self-managed.

It currently occupies a third of a huge abandoned building of around 300.000 sq. ft. There is no reception desk, no information point, there are no plans, no guides. You are on your own, to discover every corner, every work of art waiting to be seen.

I cannot assert to which extent it is actually “self-managed”, but I will find out.

It could well be the hub for a couple of interesting social-political projects.

Below, there are some images.

This slideshow requires JavaScript.

Have a nice working week.

Jigsaw

Posted in Architecture, Behaviour, Culture, Democracy, Evolution, Logic, Philosophy, politics, Revolution, Society on 11/02/2012 by Living out of Eden

In recent posts I’ve been addressing the apparently irrelevant difference between mental concepts and their names, and reality. Also, how actions like inverting concepts can enlighten some of our previous inaccurate conceptions. This structure of thought is also very usual in the cause-effect approach to phenomena, so for instance, if we don’t know what the solution for a certain problem is, then it’s no use to frame the problem (which avoids the effect of having to face the reality).

Another image that’s been going round my mind lately is that of the jigsaw puzzles.

When we are kids, puzzles are probably one of the first things we learn to do. Very simple first, more complex later, the puzzles demand from  us to develop a methodology, some tactics and even some tricks (starting by corners, following with the edges, completing it by parts, and so on).

But there’s a particular moment we all must have experienced, and it’s when you come up with a piece that “almost” matches the gap, but actually is not the right one. No matter how little that “almost” can be, no matter how much we try. We turn it round, we check the colours, pay attention to the shape again. It’s no use: it doesn’t fit. That’s when you realize that you don’t do “a little” or “a lot” of a Puzzle. You know then, for the first time, that either you finish it, or you’ll have failed.

Puzzles are a perfect example for the idea that could be expressed like this: “nothing fits unless everything fits”.

More examples of the same exactitude pattern: the rubik cube, an engine, a clockwork, in summary any structure or pattern where there is no gap of any kind, for tolerances or allowances.

Even more examples: Architecture. See the drawing below: it’s the first (main) floor of Ville Savoie of Le Corbusier. You cannot add or take out any part, room, space, without altering it’s concept or it’s functioning. It reached its utmost perfection itself. If you move even 10cm any partition, they you’ll have to rearrange the whole plan.

We all know our civilization reached this point of accuracy long time ago.

One last example of our everyday life: any trip we have to do: you simply don’t get “more or less” somewhere. And should you get lost in a place you don’t know, you won’t ask for instructions to get as closest as possible to your destination, but EXACTLY to it.

So, if we are so familiar with all these examples of achievement, accomplishment and/or success by fitting every single piece, why is that we accept so acquiescently so many loose ends in our societies?

What’s the problem with societies, that we find reasonable a model of random, chance, linear evolution, with an unpredictable future?

Is it that we are 100% sure that we are moving in the right direction?

Are all of our institutions 100% reliable?

Have we got the guts to stand and ask out loud: “Is this ok? Is this fine with me?”

What could happen if one day, any day, too many of us find ourselves saying: “Hey, this piece does not fit”?